Call us on 1-800-228-5145

Respiración de Yoga: Cinco consejos esenciales

Seguramente te has dado cuenta de como tu condición física y mental pueden influir en tu respiración y viceversa. Por ejemplo, cuando estamos enojados y estresados, nuestra respiración es más corta, mientras que la respiración profunda tiene una influencia positiva y relajante para el cuerpo y la mente. Aquí tenemos algunos consejos para ayudarte a utilizar la respiración para tu beneficio.

  1. Al principio, sólo hay que ser consciente de la respiración.​
     
    Si la práctica de asanas es nueva para ti, no te preocupes demasiado acerca de cómo estás respirando—tienes bastante que hacer siguiendo las instrucciones para las asanas. Pero conforme las poses te sean más familiares, sé consciente de cómo estás respirando. Gradualmente prolonga y profundiza la respiración y toma nota de cómo te hace sentir en la pose.
  2. Siente como está tu cuerpo y tu mente mientras practicas.
     
    Si estás practicando técnicas de respiración específicas, sé consciente de los efectos que tienen en tu mente, así como en tu cuerpo. Mantente relajado tanto física como mentalmente mientras practicas estos ejercicios de respiración. Deja de hacerlo si sientes algún efecto negativo físico o mental.
  3. No lo hagas en exceso.
     
    Los pulmones están hechos de tejido delicado, así que trátalos con cuidado. Si estás con ansiedad o esforzándote demasiado, puede que aceleres o fuerces la respiración, lo que puede empeorar tu salud en lugar de mejorarla. Nunca debes de sentir dificultad para respirar. Si lo sientes, o si estás acelerando o forzando tu exhalación, significa que estás tomando demasiado tiempo para inhalar y exhalar y debes de reducir tu consumo de aire. Inhala sólo tanto como puedas exhalar cómodamente sin forzar la exhalación. Luego poco a poco, conforme te sientas cómodo, puedes aumentar la cantidad de aire que inhalas y exhalas.
  4. Mantén la espalda recta durante la práctica de respiración.
    Siéntate con la espalda recta para darle más espacio a los pulmones para expandirse. Si encuentras difícil sentarte derecho, siéntate en el borde de un cojín firme o siéntate contra la pared. Incluso puedes sentarte en una silla.  Mantén los hombros relajados, moviéndolos hacia atrás y hacia abajo (a menos que la técnica requiera que levantes los hombros). Incluso puedes acostarte para hacer la respiración de yoga. Esto es especialmente útil cuando estás aprendiendo los fundamentos de la respiración abdominal o la respiración de yoga completa,  lo cual te permite enfocar toda tu atención en la respiración, en lugar de en tu postura. 
  5. Algunas notas de lo que no debes hacer. 
    • No practiques la respiración de yoga cuando el aire está contaminado. Elije una hora del día cuando el aire esté más limpio, o practica en espacios interiores con un purificador de aire.
    • No fumes.  El fumar te quita cualquier beneficio que puedas obtener a través de la respiración correcta del yoga. Los efectos de fumar y los efectos de la respiración del yoga son exactamente opuestos.  
    • No practiques ejercicios de respiración cuando estés fatigado. Cuando sientas que ya no puedes mantener el ritmo de la respiración, generalmente significa que tu cuerpo está fatigado. Esta es una señal que deberías dejar de practicar inmediatamente.

All Prices are in USD. © 2019 Wai Lana Productions, LLC. All rights reserved.